Más que sexo

Pasaron cuatro largos meses desde aquel día que tuvimos sexo, aunque puedo decir, que más que sexo, hicimos el amor, fue algo hermoso y sublime, nos moríamos de ganas por hacerlo, era una conexión mágica y el amor que sentíamos el uno por el otro era inmenso.

Walter, como todo un caballero, me trató como una princesa, delicado, suave y tierno, me gustó un montón!, a veces me gusta así, aunque a decir verdad, me hubiera gustado un poco más rudo, estaba muy excitada, caliente, con muchas ganas, me sentía deseada, queria más, aunque no se lo pedí.

Luego de aquél día, pasada una semana, tuve que partir hacia el extranjero, iniciaba mi carrera y no podría regresar en tres meses y medio o cuatro ¡nunca lo olvidaré! fueron los meses más largos de mi vida, los días se me hacían eternos, los meses fueron interminables, mi rendimiento académico descendió, estaba vuelta una… mi mente estaba con Walter, así soy, no puedo evitarlo, cuando me enamoro entrego el corazón, el cuerpo, el alma y las emociones, lo entrego absolutamente todo!

Hablábamos por chat, por video llamadas, pero eso no es suficiente para mí, me gusta tocar, abrazar, besar cuando me dan ganas y eso no va conmigo la larga distancia es muy desesperante, pero pude soportar un poquito, por la cantidad de asignaciones.

Luego de pasar días eternos, estudiando, llegaba a mi habitación exhausta, super cansada, pero esto no era motivo para que no recreara en mi mente esa tarde, que tanto significó para mí, preparaba mi baño, tomaba mi celular ponía nuestra canción, esa que teníamos ese día, cuando hicimos el amor, ¡ Que día!, creo que Walter lo hizo con esa intención, tenía esa misma canción que luego me envió por nota a mi movil, cerraba mis ojos y cada letra, cada estrofa, cada melodía, recreaba en mi mente cada beso, cada caricia, cada embestida, el olor de su perfume, la sensación de sus labios recorriendo cada centímetro de mi piel, nuestro sudor, nuestros cuerpos cargados de deseos, nuestros cuerpos rendidos, agotados, hicimos el amor sólo una vez, y eso bastó, quedé prendada, colgada, fue algo hermoso, que guardaríamos en nuestras mentes por mucho tiempo, nos deseabamos,

moríamos de ganas, estábamos muy enamorados.

Walter me esperaba, con ansias, con muchas ganas, como un niño que espera un juguete, y Yo, ¿que decir? me gustaba un montón, lo deseaba, quería estar con él, refugiarme en el calor de su pecho, en la fortaleza de sus brazos, en el fuego de su mirada, se había creado en mi una necesidad por estar cerca de él, entregarnos al amor nueva vez, estábamos más que locos, enamorados, esperaba el momento de regreso, no podía esperar más, aunque sólo faltaban días para volver a vernos, estaba super ansiosa, los días estaban frizados , pero por fin llegaron , tenía quince días para ir a casa y lo iba a disfrutar al máximo.

SLP

Anuncios

3 comentarios sobre “Más que sexo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s